Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

martes, 21 de junio de 2016

En la parte vieja del cementerio



En la parte vieja del cementerio

Más irrecuperables que los muertos
son las tumbas, los nichos y las bóvedas
de antigua y trabajosa arquitectura
que un pasado industrioso nos revelan,
un arte de albañiles y fortunas
de familias notables, que desaparecieron:
los ecos herrumbrosos de la gloria
pretérita de un pueblo. Sólo fechas
y nombres quedan, nada de la fama;
sólo alguna pueril prenda de amor,
una orquídea de plástico, una placa
con el recuerdo triste de los deudos.
Las cifras en relieve, que en sus frentes
las bóvedas soportan, centenarias
son en su mayoría. Tras un siglo
de sus muertes, ¿qué queda de estos huesos?
¿Y cuántos de los vivos, a unos metros,
ahora en la ciudad, despreocupados,
sabrán los fríos nombres en el mármol
de sus tatarabuelos? (Noto ahora
que alguna de estas criptas derrumbadas
también ha de guardar mustias raíces
de mi árbol familiar; quizás aquí
la simiente del padre de mi padre
o el polvo de su hermano, la ceniza
de mi sangre plebeya en desamparo
se esparcen a través de la fisura
en la tapa de piedra de esta tumba,
y yo lo ignoro.) Quedan, sin embargo,
además de las fechas y los nombres
de todas estas sombras que acabaron,
los pasillos de rara arquitectura
y una paz gris de casa abandonada,
otra ciudad en la ciudad, la calma
de la hora cierta dentro de las horas:
quedan esas bondades del espíritu
que en la palabra “olvido” compendiamos.
Me siento a gusto aquí. Tan sólo evito
las nubes sibilantes en los grifos
y en las flores marchitas: sólo temo
a las torpes abejas que me rozan.


Franco Bordino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada