Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

jueves, 2 de octubre de 2014

La esposa de nuestro amigo

Antes de irse de la reunión, nuestro amigo y su esposa se despidieron de los que hacían el asado: del charlatán y del asador, que estaban en el patio; el patio de la casa de Mario tenía césped verde, dos arbolitos, una parrilla muy bajita, las brasas en un claro de tierra del suelo.
 La esposa de nuestro amigo saludó de lejos, con la mano, a los dos asadores, mientras que su marido, nuestro amigo, se acercó y se puso a charlar con el asador y con el charlatán, ellos le dijeron que todavía no estaba el asado, que se quedara un rato más. Pero nuestro amigo prefirió irse, a lo mejor se lo había pedido su esposa.
  Caminó hacia el coche que los iba a llevar, el coche de un amigo que iba para el mismo lado, en realidad no era un amigo sino un masajista conocido; en el asiento de adelante iba el masajista con su esposa, y al asiento trasero lo ocupaba un tipo de pelo largo. Cuando la esposa de nuestro amigo estaba por subirse al coche, parece ser que el tipo de pelo largo le dice algo; ella se baja, lo insulta. Está fuera de sí. Tanto el masajista como su esposa miran en silencio el suelo. Aparentemente el tipo del asiento trasero era casi un sobrino de la esposa del masajista y los estaba avergonzando; o a lo mejor los avergonzaba la situación; o a lo mejor los estaba avergonzando la esposa de nuestro amigo.
  Nuestro amigo, al ver la situación, montó en cólera;  la esposa o el masajista trabaron las puertas y los esfuerzos de nuestro amigo por abrirlas fueron inútiles. Nuestro amigo apoyó la cara en el vidrio para insultar al pelilargo mientras el coche avanzaba. También golpeó el vidrio varias veces.
 El coche se fue.
 Nuestro amigo y su esposa no quisieron volver a la fiesta, estando tan cerca…,  pero sentían que  los que estábamos en la fiesta los observábamos. Dando la espalda a la casa se alejaron; pero  la casa de ellos estaba muy lejos, tenían que tomar un colectivo y un tren, y era tarde, no tan tarde, pero lo suficientemente tarde.
  Nuestro amigo dice que pasaron la noche entera en una plaza, juntando papeles, y que él levantó un papel en el que había escrita una poesía;  que durante un rato no se hablaron hasta que alguno de los dos sacó el tema que tanto a él lo inquietaba.
 Él, hasta se llegaba a agotar por el miedo de que a ella le pasara algo. Concretamente él vive con miedo de que a ella la violen. Es que ella trabajaba en lugares remotos haciendo asistencia social y a él le viene bien que ella trabaje. Se dice que aquella noche, ella le contó todo, y que él pasó por varios estados de ánimo. En algún momento, él se sentó en un banco y ella lo habrá consolado. Dicen que cuando amaneció, a pesar de que los transportes ya funcionaban,  ellos dos seguían en la plaza.
 Algunas cosas, él, nuestro amigo, nos las contó, mientras estaba sentado en la computadora, nosotros cuatro parados atrás de él, Juan haciéndole un masaje, y los demás atentos a las payasadas que nos mostraba en You Tube.

 Él tiene un poco idealizados los sufrimientos de su esposa; algo así como cuando de noche se tiene miedo a algo que hay que hacer de día, pero que cuando amanece nos damos cuenta de que ese algo no era tan peligroso como pensábamos de noche; yo creo que esa es la situación de nuestro amigo: encerrado en su departamento, en el departamento que su esposa alquila, él siente el miedo al frío, el miedo a madrugar, el miedo a pasar hambre o a tener ganas de hacer caca en plena calle.  A veces tratamos de convencerlo de que afuera no es tan así, de que el hambre no duele tanto; de que el frío, después de un rato de temblar, se pasa; de que el sol de la mañana no es tan feo, aunque algunos del entorno dicen que sí, que el sol es el peor de los hijos de puta, que el sol te destroza la vista, que el sol de la mañana te puede llegar a descomponer, que el sol cuando pega en el colectivo es asqueroso; en fin, a veces tratamos de convencerlo para que salga y trabaje, otras veces tratamos de convencerlo  de que su esposa no corre tanto peligro, pero la mayoría de las veces no decimos nada y vemos videos en la computadora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada