Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

sábado, 16 de marzo de 2013

EL SALTO




Pandolfo volvió de su vuelta al mundo.

La voz de Carina estaba grabada en el contestador de Nicolas: "No tenemos donde reunirnos. Pandolfo la gastó en el viaje y tuvo que vender el departamento; Y la madre no le piensa prestar la casa para una reunión...," Nicolas aceptó poner el suyo.

Pandolfo ocupó el sillón de Rivadavia. Los que entraban no lo veían hasta que se cerraba la puerta..., y si abrían muy fuerte lo golpeaban.

¡Pando! ¿qué se cuenta? Encogimiento de hombros, sonrisa.
Se formó un círculo en torno a la mesita ratona. El departamento era estrecho.

- Pandolfo- dijo Nicolas- la otra noche descubrimos al ladrón de las colillas de los porros...
- Ah, ¿sí?
- Moe Poe se los lleva al alfeizar de la ventana...
- Alfeizar...,
- Sí, la parte de cemento, donde se apoyan las macetas en la ventana. Por eso siempre está con los ojos colorados.
- Mirá que loco, che. ¿Moe Poe se llama el gato? El anterior se llamaba Música. Seguís de novio por lo que veo.

Se turnaban para atender el portero.
- Primo se juntó- dijo Nicolás- con una universitaria...el tipo se sentaba en la plaza. Se la daba de bohemio; a la hora que la mina pasaba él estaba con un libro.
- ¿Sabe leer?
- Un día- dijo Vallina- lo vi en esa actitud: estaba en la plaza, con un libro y una boina el muy hijo de puta; me acerqué y traté de leer el título... lo tenía al revés...
- Pero después se puso a leer de verdad- dijo Nicolás.
Vallina fue por cervezas. Habló en el camino:
- Nos reunimos acá y él lee, todos charlando, jugando y él leyendo. Y queda pegado a cada pelotudez que lee, leyó dos páginas del Zaratustra y nos decía que éramos desperdicios de carne humana. Que no aprovechabamos nuestras vidas y hasta puso la mano en la hornalla para demostrar que tiene coraje.
- ¿Cómo se llama lo que está leyendo ahora?.- preguntó Carina.
- El del docente maricón que está de vacaciones, o jubilado, y empieza a mirar con ganas a un nene de 14.- Dijo Vallina.
- La muerte de Venecia.- dijo Nicolás.- ¿Estuviste en Venecia, Pandolfo?- le dio una palmadita en el muslo...
Pandolfo asintió.
- ¿Y?
- ¿Y qué? No murió nadie. Qué se yo.
El portero volvió a sonar...
- Es Primo... cambien de tema.- dijo Carina.
Al rato Primo entró con el libro.
- ¿Lees una hoja por día?- Preguntó Vallina.
Ignorando a Vallina, Primo le habló a Pandolfo y lo hizo así:
- ¡Caro amici! ¿Cómo estuvo esa vuelta?
- Bien.
Más Primo esperaba algo más por respuesta. Pero Pandolfo:
- Bien,¿qué querés que te diga? Nada de otro mundo.
Lo miraron, agregó: claro, que se yo.

Dos empanadas después y al oír el silencio de Pandolfo, Primo se fue a un rincón a terminar su libro.
Vallina no quiso empanadas, había comido en un tenedor peruano y había leído algo en la puerta del baño.
- No quiero empanadas, comí en un tenedor peruano. Leí algo en la puerta del baño...
- ¿En el de las mujeres también escriben?
- No sé, nunca comparé. Decía: Puto el que lee/ recontraputo el que sigue leyendo. y después: tire agua/ no deje al argentino flotando...
- No empieces con tus cosas, Vallina.
- No lo escribí yo, no soy poeta de baño.
- ¿Qué piensan de nosotros en otros países, Pandín?
- No, nada especial.
- ¿No está esa idea de que somos soberbios y pedantes?
- Ni I-de-a
Vallina miró a Primo, que iba por la última página: al terminarla dio la vuelta, pero se encontró la hoja en blanco..., levantó una ceja. Releyó la última página: NADA.
Sonó el portero automático.
- Debe ser hemi...- dijo Vallina desde el portero.
- ¿Emi?- Preguntó Pandolfo.
- Hemi, con H, es David.- Dijo Primo.- Vallina le dice Hemi.
- ¿Y porqué Hemi?
- Con minúscula.- Dijo Nicolás.
Entró David...
- Shaludame deshte lado, el otro está un poco inshenshible.- dijo, se secó la saliva del mentón.- Preshión, hermano.
Alguien preguntó a Pandolfo: ¿Cómo estuvo Irlanda?
- ¿Irlanda?
- Sí, si estuviste en Irlanda.- Preguntó Cari.
- Ah, sí.
- ¿Qué tal eshtuvo?
- Lindo. Lindo.
- ¿Mujeres?- preguntó el lector, que se había dado por vencido con el libro.
- Un par..., sí. Bien.
- ¿En Grecia estuviste?
- Sí, pero no me encontré con Zorba.

Le sacaron el polvo al Nintendo y se pusieron a jugar Wonder boy, la versión con dinosaurios. El chico comía frutas, entonces a Pandolfo le preguntaron por lo culinario en el mundo.

- Se come.

Moe Poe cayó sobre la mesa, se deslizó entre las visitas... era una criatura inquietante. Cuando aparecía, todos quedaban en silencio. La cola y el ano de Moe Poe formaban un signo de pregunta, así se sentían todos cuando aparecía Moe Poe.

Nicolás, David, Vallina y Cari formaron un grupo, Pandolfo otro.
- Yo siempre me sentí discriminado- Dijo Nicolás- cuando era chico siempre iba a la plaza y estaba lleno de pobres, y a mi para pobre no me daba..., mirá mi aspecto: rubio, ojos celestinos. Un día fui con un vaso de plástico a pedir chocolatada. Una chocolatada toda aguada, pero la quería. El tipo que tenía el cucharón me dijo: "Esta leche es para los pobres, nena." Yo usaba el pelo largo cuando era chico.
Y para rico tampoco me daba, pero creo que los de plata me aceptaron un poco más.
- La elite de los pobres es más severa que la elite de los ricos- dijo Vallina.

Un rato después...
- ... a mi me duele mamá.- dijo Vallina, Pandolfo miró al grupo del sillón- Yo no he tenido problemas con eso, pero me acuerdo de la vez que mamá se acercó a la pintora de la Boca...
- No cuentes eso de la tía- dijo Pandolfo.
Pero Vallina:
- Se acercó a la pintora y la hija de puta la despreció. Mamá pintaba en hojas Canson: siempre hacía paisajes hermosos con tempera...- Vallina se cubrió la cara- y la pintora de mierda la despreció adelante de nosotros. A mamá le dio mucha verguenza, se puso colorada. Mamá le dijo: Yo también pinto...
- Basta, Vallina- dijo Pandolfo.- ¿qué ganás con eso?
David miró la ronda y se decidió a contar algo:
- Dice mi shicólogo
- ¿Psicologo?
- El remisero que me pasha a bushcar todas las manianias es shicologo ... dice que lo que me provocó esto...,- Se tocó la parte rígida de la cara- fue una cosha que me pashó cuando era chico. Ibamos solos con Pandolfo, en Monopatín, no andaba nadie por las calles de Lujan...
- ¿Y eso que tiene que ver?- dijo Cari- parece la narración de un psicótico, ¿que tiene que ver el monopatín con Lujan?
- Que con Pandolfo ibamos por Lujan. Shegamos a una esquina de empedrado y vimos un Duna rojo con la puerta trashera abierta- succionó saliva.- Una mujer en el shuelo... ashí
Lo representaron: Cari se acostó en el suelo, David le puso la rodilla en el pecho y levantó un puño.
- Le estaba machacando la ... ca...ra. - Dijo David.
- ¿Qué estás contando?- Preguntó Pandolfo, wonderboy luchaba con una criatura budista...
- Con Pandolfo nos quedamosh clavadosh, el tipo shacó una Beretta y nos empezó a correr..., nunca supimosh que pasó con esa mujer.
- A lo mejor mientras los corría a ustedes la mujer tuvo tiempo de escapar.- Dijo Carina del signo de Carina Keel.
- Shiempre piensho esho, esh una forma de justificar mi cobardía...
Hicieron una sesión de espiritismo para invocar a la mujer

Y después un concurso de eructos que Primo ganó con un pedo. Desde el baño gritó: "sino sale por arriba tendrá que salir por abajo". David protestó: "el eco del inodoro ayudó"
Cari eructó.
- Con eso ganas un concurso de eructos en la Ruta 66...
- ¿Sabés quien gana todos esos concursos?- Dijo Vallina.
- ¿Quién?
- Maddona.
Vallina intentó superar a Primo.
¡¡¡WOW!!! Corearon y Vallina corrió al baño.
- ¿Anduviste por la ruta sheshentaisheish? ¿Cumpliste el shueño de Pappo?
- ¿Qué es esto, un cuestionario?- Dijo Pandolfo- te juro que si pudiera borrarles la memoria para que olviden que viajé lo haría con todo gusto. Todo el mundo me pregunta lo mismo. No viajé a Marte... viajé por el mundo, es todo lo mismo, pasto, relieve, llanura... que se yo. Si pudiera ponerme un campo de fuerza con todo gusto.

***********************************************

- Lo mejor cuando ves venir tres o cuatro monos de frente- Dijo Primo- es meter la mano en la campera, como si tuvieras una Luger.
- No- dijo Pandolfo. Caminaban por las calles de Balvanera: Once desierto, nocturno. Escuchaban voces y la percusión de tachos.- Ese no es muy buen recurso. Lo mejor es hacerse el tullido... no te sientas tocado- le dijo a David; imitó un brazo entumecido.- Te tienen más piedad. Y si igual te atacan sorprendés con la mano entumecida. Le das ahí ¡¡¡¡¡¡BUM!!!!!
Pasos atrás
Los ladrones se acercan
"Ey, amigo", "¡No corran, muchachos!", "aceptamos cualquier cosa: billeteras, mp3, zapatillas, lo que tengan..."
Uno de campera de cuero le dio un empujón a David; asustado Nicolás soltó un pedo...,
- ¡Dame las zapatillas!- dijo el de campera de jean a Pandolfo.
Pandolfo usó su presunto brazo inútil y le partió la boca al ladrón. El segundo le dio un palazo en la espalda a Pandolfo, Pandolfo lo soportó, Nicolás colaboró y pudieron apoderarse del palo... unos segundos después los tres ladrones estaban apilados en el suelo.

Pandolfo se subió a la baranda de la boca del subterráneo, como un luchador que se sube a las cuerdas de un ring..., se golpeó el pecho, gritó a la luna..., los ladrones seguían ahí, en el piso... Pandolfo los midió y dio el gran salto...

AUTOR: Matías Raño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada