Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Clarivigilia Primaveral - Miguel Ángel Asturias



CLARIVIGILIA PRIMAVERAL

1. A LA LUZ DE LOS ORO-PENSANTES LUCEROS

1

La Noche, la Nada, la Vida,
las Inmensas Viudas,
y el Ambimano Tatuador de mundos
que Él creó con sus ojos
y tatuó con su mirada de girasol,
creó con sus manos, la real y la del sueño,
creó con su palabra, tatuaje de saliva sonora,
mundos que al quedar ciego
rescató del silencio con el caracol de sus oídos
y de la tiniebla luminosa
con su tacto de constelación apagada,
con sus dedos enjoyados de números y colibríes.

La Noche, la Nada, la Vida,
las Inmensas Viudas
a la luz de los Oropensantes-luceros,
Emisarios que se perdieron en el cielo de níquel
sin desanillar su mensaje
y el Ambimano Tatuador
cegado por la lluvia de ojos de hilo.


La lluvia le quemó el blanco de los ojos,
las córneas de cal viva,
ante los que enjoyan la tierra con tatuajes de agua,
tatuajes andantes, tatuajes navegables,
Tatuadores Fluviales;
ante los que perlan los campos de polvo lacrimoso,
Tatuadores del Rocío;
ante los que salen a tatuar las playas
con caracolas, esponjas y zargazos,
la osamenta ruidosa del mar,
Tatuadores Oceánicos;
ante los que roban de los serpentarios
tatuajes que acortan la distancia
y alejan lo cercano,
Tatuadores de Caminos;
ante los Tatuadores de la Tarde,
las manos con manojos de celajes...
Ante los tatuadores de la Noche,
las manos con amuletos de fuego...

La Noche, la Nada, la Vida,
las Inmensas Viudas
a la luz de los Oropensantes-luceros,
Emisarios que se perdieron en el cielo de níquel
sin desanillar su mensaje
y el Ambimano Tatuador
con las pupilas vacías,
cráteres de volcanes apagados
en el cementerio de sus córneas,
desplazándose —Ciego de Lluvia Dulce,
los Ciegos de Lluvia Dulce ven lo que sueñan—
a todo lo que daban sus pasos de sombra blanca,
sus pies innumerables bajo la túnica tejida
con amnesia de gusanos de seda,
el manto de arena de plata al viento de sus hombros,
para no perder el hilo del tatuaje
al cruzar el mundo tenebroso
donde se desimanta el tacto
y hay que sortear, convertido en sueño,
jaguares forjados a fuego,
pavos azules forjados a cielo,
corales de víboras corales,
jades jadeantes,
mujeres cortadas en islas,
máscaras con viruela de rubíes,
calaveras con dientes incrustados de jadeitas,
horóscopos de brisa
y ciudades de copal blanco,
hasta salir a la respiración,
a las respiraciones,
al olfato,
al polen,
al calendario de ceniza,
al granizo de los jeroglíficos...

Con los dedos de ceiba
se peinaba la memoria algodonosa,
de la que caían dialectos
con ruido de lluvias carpinteras
y todos los sonidos
de las palabras terrestres...
Las palabras,
operarias de la luz...

Con los dedos se peinaba
la memoria de cabellos de lago,
de la que caían idiomas lacustres,
silábicos, tatuados de burbujas
y todos los sonidos
de las palabras acuáticas...
Las palabras,
operarias de la luz...

Con los dedos se peinaba
la memoria de cabellos de sol,
de la que caían lenguas de astronomías
habladas a través de los astros
y de marimbas de teclado de espejos
que golpeaban goterones elásticos
en fechas emplumadas de chirimías y tambores,
y todos los sonidos
de las palabras celestes...
Las palabras,
operarias de la luz...

La Noche, la Nada, la Vida,
las Inmensas Viudas,
la inmensa viudez del cielo
después de cada relámpago
y el sollosollozo y lloro de la tórtola
por lo que callaron los Emisarios,
mensaje del que sólo quedan los reflejos,
cabellos de los Oropensantes-luceros
desanillados en los platos azules.

Sollosollozo y lloro de la tórtola
por la vida sin mensaje,
la vida tatuada a ciegas
por el Ambimano Tatuador
que trasegaba de un mundo a otro,
inmensidades vivas,
universos,
dinastías de iguanas,
acuarios,
colas de cometas,
jardines flotantes,
mercados de palabras,
aceites,
astros,
cocuyos,
mariposas...
Ambimano Tatuador
que luego de poblar su ceguera,
creó con su tacto,
creó con su aliento,
el ruido de su rostro
chocando contra su corazón,
a los que se encargarían
de la crianza de seres,
cosas y sonidos de sueño.




1 comentario: